Palabras de la Sra. Margarita Salomón en ocasión del festejo de los 65 años del Eishel

  • 0
620 350 ff-admin

Como residente independiente de Eishel Nuestro Hogar quiero expresar mis sentimientos hacia este lugar que, como lo dice su nombre, es mi hogar desde hace más de cuatro años. Deseo relatarles muy brevemente lo que el Eishel significa para mí:

Despertarme todos los días con el bellísimo trinar de los pájaros. Ver que cuento con una habitación amplia, decorada a mi gusto muy personal y que cada quien puede decorar como mejor le agrade. Que cuando abro la cortina puedo admirar y gozar de dos bellísimos árboles que transmiten paz y tranquilidad. Saber que todas mis necesidades alimenticias están cubiertas (aunque haya ocasiones en que no me gusten), pero igual puede suceder en el mejor restaurante, a mí ya me ha pasado, ¿a ustedes no?

Y después viene lo mejor: ir a ejercicios o yoga, y posteriormente comenzamos con los diferentes talleres como son: manualidades, cerámica, pintura y dibujo, historia del arte, calidad de vida, gimnasia cerebral, jardinería, tejido, etc.

Descanso obligado después de la comida, y salidas semanales al super (para el antojito que queremos tener en nuestra habitación), así como salidas periódicas a alguno de los dos centros comerciales que existen en Cuernavaca u otro lugar.

Y en la noche, después de la cena (que yo llamo merienda), cada quien hace lo que se le viene en gana: hacer sobremesa con nuestros compañeros o compañeras, tejer, escuchar música, ver televisión, etc. o simplemente acostarse a dormir.

Y esto es sin tener que preocuparnos de nada, puesto que si sentimos algún malestar contamos con una clínica con dos médicos y un equipo de enfermeras que nos proporcionan la atención requerida. Además, contamos con servicio de limpieza y lavandería. ¿Qué más se puede pedir?

Tenemos otros dos grupos que son: Semi independientes, que requieren ayuda de un cuidador o cuidadora y para quienes hay actividades especialmente pensadas para ellos, y dependientes, para quienes también hay actividades específicamente pensadas para ellos tomando en cuenta el estado de salud en el que se encuentran. Pero absolutamente todos podemos gozar de estas magníficas instalaciones y, lo que hoy aquí tenemos y disfrutamos, nada que ver con lo deprimente que era el Eishel hace 50 años o más.

Muchas gente se refiere al Eishel como la antesala de la muerte, pero ¿no cualquier lugar adonde nos encontremos es y será esta antesala? Mi opinión muy personal es que de la sala de partos pasamos a ésta tan cacareada antesala de la muerte, pues bien dicen que desde el momento en que nacemos empezamos a morir.

Esto que nos rodea es verdaderamente hermoso y depende de cada quien sacarle el mejor provecho posible, por lo menos yo lo he hecho y me siento mucho muy satisfecha. Recuerden, para venir a este lugar no hay que ser viejos o estar enfermos, sino todo lo contrario.

Margarita Salomón
Residente de Eishel Nuestro Hogar

*Visite la galería de fotos sobre este evento, oprima aquí.

  • 0

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.